Artículo Periodístico 2.688º: “Cuestiones sobre filosofía-literatura-arte, XIII”.

Información
Actualidad 22 Septiembre 2021 113 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Reflexionar sobre estos tres conjuntos de paradigmas culturales, quizás sea difícil, quizás unirlos y relacionarlos entre sí, crean puentes aún lo sea más. Quizás, tengamos que preguntarnos y presentarnos ante esa realidad, y buscar en contenidos y formas y continentes y significantes y significados nuevos. 

Quizás entrelazar el mundo del libro de artista o la fotografía o la poesía o la novela con la metafísica o la gnoseología, y hacerlo en modestos artículos de opinión periodística sea difícil aceptar por el público en general. Pero deberían no olvidar, que los fundamentos y pilares de sus casas, están basados en teorías físico y matemáticas y químicas muy complejas, que quizás, la mayoría, no sabemos o no entendemos o no conocemos. Pues lo mismo sucede en los fundamentos de la sociedad y la humanidad, está conformada por mezclas que quizás sean difíciles de entender o comprender… 

- No puedo entender y comprender, una obra como Cuadernos, con la enorme extensión de temas, preguntas, datos, razones, argumentos. Sin negar sus enormes errores, expresada en una combinación de artes y saberes, especialmente, filosofía-literatura-arte plástico, no ocupa, algunos trozos o partes de ella, algún lugar en la cultura de la sociedad que la visto nacer, y en definitiva, la ha nutrido. Si me contasen que esto sucede, o le estuviese sucediendo a alguien en cualquier lugar de Europa o de Occidente, no me lo creería, no creería que esto es posible. Pero sucede… 

- Quizás, no solo quisiste vivir de la creación y producción cultural, ni solo ser famoso o pasar a la historia, ni solo hacer un producto cultural que perdurase siglos, sino que quizás, quisiste que te quisiesen, que te valorasen, que te apreciarán… 

- Nunca he entendido el saber o los saberes como críticas a otros seres humanos, que tengan otras ideologías. Mis redacciones ganarían mucho, si pusiese nombres de personas y de entidades ideológicas, y, dijese claramente que estoy a favor o estoy en contra. Aunque he participado en algunas polémicas, muchas no buscadas, muchas en defensa propia, siento y presiento, que jamás he deseado polémicas. Ni ahora, ni nunca, salvo alguna excepción. 

Por consecuencia, muchos piensan, que soy un iletrado inculto con algunas lecturas, y por tanto, no puedo entrar en el círculo de ellos, en el grupo de los filósofos, ni de los literatos, ni de los artistas plásticos, ni de los metafísicos… Pero piens oque se equivocan, intento analizar ideas abstractas, que podría poner nombres, pero no hago lo segundo. No tengo que hacer daño a nadie, aunque claro no estoy de acuerdo con todo, por eso, expreso verdades o errores en abstracto, y, si es posible, verdad mezclada con bondad-bien y algo de belleza, trufada de racionalidad y argumentos… 

Muy tentado estoy de hacer algunos artículos o docenas de páginas, analizando y criticando negativamente, muchas prácticas artísticas y literarias y filosóficas y teológicas y metafísicas… Pero creo que ese no es mi camino. Analizaré ideas y hechos y datos que muchas veces, elevaré a abstracciones y síntesis. Y, después, cada uno, tome lo que quiera… Al final, estimo que se cazan más moscas con miel que con vinagre… 

- Todo escritor o pensador o científico o teólogo o artista o…, todo intelectual, en el fondo le gustaría poner nombre a todas las cosas. Desearía pasar a los libros de la historia de su actividad o disciplina, es decir, en este terreno existe también vanidad y soberbia, organizada de modos diferentes, con parámetros concretos… También en el mundo de las letras y de las ciencias y de las artes, de la investigación y de la creación. Debo confesar, que yo, también he caído demasiadas veces, en esa tentación, es más, no sé si he salido de ella. Pero con el tiempo, por la fuerza de la realidad, los hechos mandan, he llegado a la conclusión de que mi trabajo intelectual, por el momento, no tiene visos de continuidad en el tiempo, en futuras generaciones… 

Indico esto, en primera persona, para que nadie se ofenda, porque el intelectual, sea en el campo que sea, debe intentar buscar la verdad y el bien-bondad, belleza…, y, poner en segundo orden de cosas, la vanidad y la soberbia. Porque demasiados productos culturales, se nota demasiado, me lo aplico a mi mismo, ese deseo de fama y honores y notoriedad y alcanzar objetivos de cátedras o de gran intelectual o de vivir y existir lo mejor posible con la cultura. No digo que esos fines sean malos, pero deben ser terciarios o secundarios, el intelectual o el artista o e pensador o el científico el fin esencial es buscar la realidad, es decir, la verdad y la bondad y la belleza… ¡Y, lo demás, esperemos que venga por añadidura…! 

Pienso en este sentido, que aunque no hay que caer, en esos errores o defectos o deficiencias antes señalados, esas imperfecciones, también sé que mucho de lo creado o inventado o diseñado a lo largo de la humanidad, no habría sido posible, sin ese deseo o intención de alcanzar fama y notoriedad y dinero y poder de un tipo o de otro, o incluso experiencias de muchos tipos según personalidades. 

¿Dónde el equilibrio y la armonía, es una de las grandes preguntas y cuestiones…? 

Pero si pienso que la humanidad ha alcanzado el grado suficiente, para entender y comprender, que la cultura, ya realizada, buena o menos buena, más verdadera o menos, debería no ser destruida, es decir, millones de productos culturales se destruyen cada año. Estos, estos deberían quedar para el futuro, archivados, porque quién sabe, si tienen verdades, alguna o algunas importantes… 

http://twitter.com/jmmcaminero   © jmm caminero (01 septiembre 2020-22 sept. 2021 cr).  

Fin artículo 2.688º: “Cuestiones sobre filosofía-literatura-arte, XIII”. 

campana_de_propinas