Un quijote de la lectura

Información
;Actualidad 22 Abril 2020

Xornal de Galicia para el Mundo - Mundo Celta por José Antonio SierraJosé Antonio Sierra ha trabajado durante 33 años para fomentar el español en Irlanda y hoy prosigue en Málaga su labor incansable en pro de la lectura y de todas las lenguas de España

Alos 18 años, recién estrenada su carrera de Magisterio, José Antonio Sierra (Villanueva de Gómez, Ávila, 1936), se topó con un auténtico héroe de novela. “Empecé de maestro en Blascosancho, el pueblo de mi abuelo, y tuve la suerte de coincidir con el médico Francisco Estellés Salarich, desterrado allí por Franco”, cuenta.

 

José Antonio, huérfano a su vez de médico, descubrió las estanterías llenas de libros y discos de música clásica en casa del doctor. “Me dijo una cosa que no se me olvidará nunca:?Tienes que acostumbrarte a no ser borrego y para ello debes empezar a leer y a pensar por ti mismo, y empezó a darme todos los libros de la Generación del 98”.

El consejo del doctor Estellés lo seguiría toda la vida, y comenzó dando ejemplo:?fundó en esos años 50 el primer centro de lectura del pueblo, de unos 200 habitantes. “Yo iba a recoger los libros en burro, que me los enviaban del centro cultural de Ávila. El alguacil luego daba un pregón anunciando la llegada de los libros, que yo los guardaba en la escuela. Muchos empezaron a leer gracias a este centro de lectura”.

En busca de aires de libertad y estudiante de Filosofía, marchó a Francia, donde estuvo tres años como profesor de español y de allí, para ampliar horizontes e idiomas, a Brigthon, Reino Unido, aunque José Antonio Sierra bromea recordando que siempre mantuvo al hablar inglés, “mi acento de la Sierra de Gredos”.

La simpatía por Irlanda, un país históricamente unido a España, le hizo marcharse al famoso Trinity College de Dublín. Corría el año 1969 y el profesor abulense descubrió que sus alumnos de español “no sabían dónde estaba Ávila”. En un país que entonces importaba todos los libros de Gran Bretaña y al que no llegaban libros en español, José Antonio Sierra consiguió fundar el Centro de Documentación de Español y luego, gracias a persistentes gestiones en el ministerio de Asuntos Exteriores e incluso con entrevistas para toda España en Radio Nacional, logró que en 1971 Dublín acogiera el Instituto Cultural Español, inaugurado oficialmente tres años más tarde, en 1974, antecesor del Instituto Cervantes.

Y?José Antonio siguió acordándose del médico represaliado, amante de los libros. “Al principio propuse crear cien puntos de lectura en español por todas las bibliotecas de Irlanda”, cuenta. Lo logró con creces.

El Instituto se convirtió en un foco de cultura española que descubrió a los irlandeses aspectos desconocidos para ellos como el cine español, lecturas poéticas de Antonio Machado o estudios bibliográficos sobre el Quijote. Y?algo realmente innovador:?A partir de 1975, el Instituto de Cultura Española ofreció clases en todas las lenguas de España, incluidas gallego, catalán y euskera. Otro de sus logros fue proponer al Trinity College la publicación de un periódico en español, que todavía se publica y que el entonces presidente Felipe González conoció de manos del abulense en el año 84 en su visita a Irlanda.

En 1993, Sierra deja la dirección del centro y trabaja como asesor cultural hasta el año siguiente. Pero Irlanda no la abandona hasta hace siete años. Vive en Málaga casi desde entonces pero la jubilación no le ha supuesto dejar de promocionar la lectura en todos sus ámbitos. Desde 2004 promueve una asociación que tiene entre otros objetivos la enseñanza de todas las lenguas de España en las Escuelas de Idiomas como patrimonio cultural de nuestra nación, un empeño al que se dedica a diario.

Este abulense residente en Málaga es un quijote de la lectura capaz de retar a cualquier gigante.

Otros articulos relacionados.....