Diego Fierro Rodríguez

La Orden SND/370/2020, de 25 de abril, sobre las condiciones en las que deben desarrollarse los desplazamientos por parte de la población infantil durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, habilita a los menores de 14 años, y a un adulto responsable, a circular por las vías o espacios de uso público, de acuerdo con lo previsto en el artículo 7.1, párrafos e), g) y h), del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, respecto a la circulación permitida por causas de asistencia y cuidado de personas menores, situación de necesidad y cualquier otra actividad de análoga naturaleza, siempre y cuando se respeten los requisitos fijados en la referenciada orden ministerial, que se refieren principalmente a la realización de un paseo diario, de máximo una hora de duración y a una distancia no superior a un kilómetro con respecto al domicilio del menor, entre las 9:00 horas y las 21:00 horas.

 

Ciertamente, el contenido de la Orden SND/370/2020 sirve para iniciar un experimento sobre los efectos que el desconfinamiento podría tener en las posibilidades de volver a ver un incremento de los contagios y de los fallecimientos por el Covid-19. El problema es que, a simple vista, el resultado no servirá para considerar positivamente la ejecución de la desescalada durante el mes de mayo, ya que, lamentablemente, no serán pocos los que intentan abusar de la posibilidad de salir con menores a la calle.

Se han fijado unas reglas de salida de los menores cuyo cumplimiento es difícil de garantizar. La razón es muy sencilla, ya que será complicado lograr que el paseo diario con los menores dure una hora y que se mantenga una distancia no superior a un kilómetro con respecto al domicilio del menor.

¿Va a haber agentes de policía vigilando que cada menor tenga un solo paseo y que dure únicamente una hora? La respuesta más plausible a esas preguntas es rotundamente negativa.

Ya hay mucha gente que ha intentado abusar del artículo 7 del Real Decreto 463/2020 para sacar al perro a la calle diez veces o para ir a hacer la compra dos veces al día. Ahora, no serán pocos los que saquen a los niños varias veces al día durante dos o más horas, aunque eso perjudicará a todos los que ansían poder salir a la calle a partir del próximo día 2 de mayo.