politicadeeuropaLa expresión que da título a este escrito, utilizada con frecuencia por los líderes de la izquierda política, y que en periodos electorales repiten hasta la saturación, se utiliza habitualmente como sinónimo de políticas renovadoras, modernas y progresistas, que desbordan a lo antiguo, significados que a los mentores de dicho espectro político parece producirles una especial satisfacción.

            La expresión ciertamente es afortunada, ya que nadie en su sano juicio renuncia a una política de progreso. En base a esta razón  han trabajado denodadamente para  conseguir establecer el silogismo "Políticas de izquierdas igual a políticas de progreso", que, en las distintas formas de expresarlo, resulta un eficaz señuelo electoral.

          Hasta aquí la estrategia está bien clara. Las dudas surgen al preguntarnos qué políticas concretas son las que realmente consiguen el  invocado progreso.

         Para dilucidar tan importante cuestión, ya que nos estamos jugando el verdadero progreso,  nuestro y de nuestros hijos, debemos alejarnos  de  los juegos de palabras más o menos afortunados  de unos y otros, debemos asimismo evitar que las emociones de simpatía o antipatía nos enturbien el entendimiento, y detenernos a analizar a continuación, a reflexionar pausadamente, con toda calma y frialdad, qué  nivel de desarrollo económico, social y de libertades, es decir, de auténtico progreso, ha habido en los distintos países de nuestro entorno en relación con las diferentes políticas que han seguido en ellos.

         Esta comparación disipa todas las dudas, tanto si hacemos un breve recorrido por la Historia reciente de países cercanos al nuestro, como si analizamos  lo que todavía es posible observar en ese sentido en los demás países del mundo.

       Haciendo un breve recordatorio de la Historia reciente de Europa, vemos que hasta hace menos de tres décadas, la mitad de nuestro viejo Continente tenía regímenes comunistas, con gobiernos del pueblo, con políticas populares y "de progreso", regímenes  que curiosamente tenían sumidos en la miseria y la falta de libertades  a todos los habitantes de los países que seguían esas políticas: Rumanía, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, la antigua Yugoslavia, Albania, media Alemania, la inmensa Rusia. 

        De todos es conocido cómo los habitantes de la Alemania Oriental, con gobiernos comunistas y "de progreso", se jugaban la vida intentando escapar abrumados de tanto progreso.  Y cómo Rusia, primer país del mundo donde se estableció un sistema de gobierno comunista, tras 75 años de practicar ese modelo político, rectificó y hace años que tiene un sistema de libre mercado. 

           Y si analizamos los escasos ejemplos de países con gobiernos comunistas que van quedando en el conjunto de las naciones, la conclusión es la misma: Corea del Norte, comunista, un país sin libertades y con un nivel de vida ínfimo, en comparación con Corea del Sur que sigue un régimen de libertades y libre mercado; Cuba, una dictadura comunista, del pueblo y "de progreso", que tiene inmerso a su pueblo en la pobreza, el trueque y la prostitución, y de donde igualmente sus habitantes intentan escapar agobiados de tanto progreso.

          El ejemplo de Venezuela es igualmente paradigmático: un país rico en recursos naturales, incluido petróleo, que tras escasos años de gobiernos comunistas y "de progreso" no tienen ni papel higiénico en sus tiendas, además de haber visto cercenadas las libertades, ¡eso sí!,  en nombre del progreso.

           El ejemplo de China es igualmente significativo: un régimen comunista que coarta las libertades y no traslada a la población los enormes excedentes económicos que su economía de libre mercado genera año tras año.

            Pues bien: esas viejas políticas "de progreso", marxistas-leninistas, ya fracasadas en todo el mundo, y presentadas en España como algo nuevo por gente joven, ¿nos van a traer progreso? ¿Creen sus mentores ser más listos que todos los cuadros de dirigentes y equipos de economistas que han tenido durante años todos esos países donde dejaron de ser comunistas? ¿Existe en la Historia o en el presente, algún país con gobierno comunista que haya creado libertad y progreso?

           En la vida todo caduca: caducamos las personas, caducan los alimentos, las medicinas y, por supuesto, también caducan las ideologías. ¿Se merece España tener un gobierno de mentalidad ya caducada marxista-leninista?

                                                                                             JOAQUÍN  SAMA

                                                                                                 PSIQUIATRA

Otros articulos relacionados.....