Como todos los años hacemos una parada a la reflexión con la intención de encontrar el punto en que la figura de la mujer está situada, ha avanzado o no, en igualdad de género desde las distintas perspectivas, ya sea económica, social, política, familiar, entre otras.

Sin embargo, este año, llama especialmente la atención que continuamos en la cola de la representatividad en el marco macro-económico, por no decir el político, o el desequilibrio salarial.

Lo que no nos cabe duda, es el paso que hemos dado en materia para erradicar la violencia de género. Tenemos que romper una lanza a favor de la labor meritoria que desempeñan los cuerpos de seguridad del estado cuando una mujer se encuentra en situación de acoso y violencia, ya sea contemplada desde el punto de vista psicológico, físico, o en ocasiones ambas.

La mujer llega desorientada solicitando ayuda, consejo, porque no sabe qué hacer ante esta vivencia desagradable que, en la mayoría de los casos, afecta no sólo a la mujer, sino al ámbito familiar. Los efectos que produce una situación de violencia de género desde el punto de vista psicológico, empañan el día a día de la persona que lo sufre. No quiere contar nada a nadie porque confunde el amor con el maltrato. La mujer asume los momentos positivos vividos con el maltratador para obtener la razón de su capacidad de aguante, consciente en ocasiones, de que la relación no es normal, se ampara ante su agresor evitando el contacto con sus amistades, familiares y entorno laboral.

 

Nadie puede entenderla. Es capaz de perdonar a su maltratador, tras una sentencia, imaginando que pueda cambiar. Sin embargo, obtiene el efecto contrario, el maltratador en definitiva, se recrea, se siente grande ante la tristeza y los malos momentos que padece, o le hace padecer a su víctima para sentirse grande.

El papel que ejerce las fuerzas de seguridad del estado son primordiales para que la víctima de violencia de género no recule ante la denuncia, ni se sienta culpable de una decisión que debe ser tomada sin ninguna duda, y aun así, siempre se sienten las dudas por pena, miedo o terror.

Desde el punto de vista político, las organizaciones democráticas están apostando por erradicar este mal del siglo XX y XXI, empero, el renacimiento de la ultraderecha europea pone en riesgo toda la labor, empeño y aprobaciones de normativas que regulan el crecimiento de mayores víctimas muertas a manos de sus verdugos.

En España, los resultados electorales obtenidos en las pasadas elecciones en Andalucía, va a suponer un retroceso en esta materia, de hecho, hemos comprobado cómo estos partidos de la derecha están abanderado el tema tratándolo con términos que suavizan el contenido desde el punto de vista semántico. Realmente, a la mujer maltratada le importa que sus gobiernos las amparen ante estos hechos inhumanos, y cualquier partido que reniegue de esta realidad, está atentando contra los derechos humanos que recoge nuestra constitución española.

Resulta curioso oír a algún maltratador reconocer que votarán ciertas siglas que tratan el maltrato como igualdad entre los sexos, cuando verdaderamente el número de víctimas en el 98 por ciento de los casos son mujeres y niñas, por lo tanto, estas cifras debe escandalizar a quienes desean derogar las normativas vigentes que amparan los derechos de las mujeres en esta situación, que desde la perspectiva lingüística no es acertado referirse como “en riesgo de exclusión social”, ya que, un alto porcentaje de las que la padecen son mujeres, si bien es cierto que se ven excluidas forzosamente por sus maltratadores, cada vez más, el perfil se extiende a mujeres con carreras, bien posicionadas dentro de su ámbito laboral, o con perfil empresarial, por lo tanto, la exclusión social debe entenderse en el sentido de no relacionarse con lo que las rodea, que en definitiva, es lo que provoca la satisfacción de su agresor.

Como cada año, terminamos afirmando que nos queda mucho camino por recorrer, pero este año, quiero terminar mi reflexión instando a la sociedad civil, a esas familias que tienen hijos, nietas, sobrinos, para que reconsideren que nadie, insisto nadie, está exento de padecer esta lacra social como es el maltrato.

A lo largo de la historia el papel de la mujer resultó y resulta ser primordial para librar la paz ante sucesos bélicos de nuestro pasado y presente más inmediato. En nuestras manos está ofrecer al futuro poder político, la oportunidad de cuidar de nuestra sociedad, luchando desde una igualdad real, o bien dando pasos hacia atrás sin posibilitar ser libres y amparadas por el estado de derecho.

Yolanda Aldón

Escritora, filóloga, ex dirigente político, conferenciante especializada en temas de igualdad entre España y el Magreb. Miembro de la ACE, ateneísta.

Ciudadana de honor de Chauen.

A contracorriente. Vivir entre la emoción y el aburrimiento. Enrique Arias Vega

No podemos quejarnos de vivir aburridamente. Por no saber, ignoramos hasta qué Gobierno tendremos y, ni siquiera, si algún día...

PREOCUPACIÓN BLANQUEO CAPITALES EN PARLAMENTO EUROPEO

TRANSACCIONES SOSPECHOSAS SUPERIORES A LOS 200.000 MILLONES DE EUROS PODRÍAN ESTAR INFRINGIENDO EL DERECHO DE LA U.E. 23 países integran una...

REALIDAD & HIPOCRESIA

La realidad de nuestra sociedad actual se centra en un paro elevado, salarios precarios, brecha social, justicia injusta, medios limitados...

La repetición electoral se llama Catalunya.

Para empezar, recapitulemos hechos. Primero. Desde la moción de censura que sacó a Rajoy de La Moncloa, con los votos del...

SIN UN “LORD PROTECTOR” ANTE LAS INCOGNITAS DE UN BREXIT

Desde la época de Cromwell no se había encarnado de nuevo este tipo de figura política tan presente en épocas...

Artículo Periodístico 1.790º: “Neruda y sus dos grandes sombras”.

No es mi costumbre hacer más sangre de la carne, ni más sombra de la negrura. Pero se narran dos...

Elogio a Patricia, madre del “Pescaíto”

Es verdad. No creo, sinceramente, que haya un cariño en el mundo más limpio, más sincero y más desprendido que...

A la final del mundial en sanidad…pero volvimos a caer en cuartos en Educación

La vuelta por vacaciones a España puede ser por partes iguales un placer, o un dolor de muelas. Aquellos que llevamos...

El «huevo de Colón» del conflicto catalán

Manuel Álvarez de Mon Soto, ha sido magistrado, fiscal y funcionario de prisiones. Actualmente ejerce la abogacía. Foto: Carlos Berbell/Confilegal. Manuel...

Mar Sánchez Sierra CONVIERTE LA PRESIDENCIA DE LA XUNTA con su cargo y acciones en una pirámide de acoso judicial, persecución institucional, amenazas y coacciones utilizando altos cargos de la Xunta contra Miguel Delgado Director de Xornal Galicia y Presidente de Pladesemapesga.


Otros articulos relacionados.....