Lecciones autoaplicadas

;Opinión  26 Abril 2018 1085 votos

No seré yo quien dé lecciones a nadie, pero sí quien puede presumir de haber recibido algunas de calidad a lo largo de la vida. El origen de muchas de ellas, como supongo que a casi todos, vienen de los padres, quienes en su mejor saber y entender contribuyen a la forja de un carácter y de una actitud en sus descendientes, que van construyendo y puliendo una forma de ser.

 

Una de las más importantes me la dio mi madre, hace unos años, cuando abandonó la vida pública (que no la política), tras 10 años de concejala en el Ayuntamiento de Ávila en que ahora me encuentro yo. Su lección se grabó a fuego en el día de su renuncia, en mitad de un mandato, por considerar que había pasado el tiempo suficiente como para dar un relevo a otro compañero. En realidad, la lección de ese 21 de mayo de 2009 no me la dio ella sola sino todos los compañeros de Corporación, que la despidieron con emotivas palabras, reconociendo su labor política desde las evidentes diferencias, pero sobretodo valorando la calidad humana de quien decide dedicar su tiempo y el de su familia en tratar de conseguir una ciudad mejor. Y es que estar en política enfrentándose diariamente a quien tiene otra forma de pensar, no es óbice para olvidar lo personal.

Esa lección de 24 concejales y una madre me marcó. Y me marcó tanto que procuro poner por delante de las discrepancias políticas lo que de verdad importa, que no es ni más ni menos que lo personal, y el reconocimiento a que el sacrificio propio es compartido por otros compañeros de Corporación. De esta forma, he sentido las dos renuncias de este mandato, ya que creo que un Ayuntamiento plural es más rico, con más posibilidades de llegar a todas las sensibilidades, y que puede aportar más al objetivo común de hacer de Ávila una ciudad mejor para todos. Todo ello a pesar de que con los dos concejales que han renunciado en los últimos meses, tanto yo como mi grupo hemos tenido discusiones, críticas y enfrentamientos por tener una visión de cómo hacer las cosas radicalmente distinta en algunos casos.

Toda esta lección me hace despedir con cierta pena a los compañeros que dan un paso al lado, sean del color que sean y más si estos motivos pueden deberse a cuestiones de la vida privada. Pero más pena me da quien de esto trata de conseguir un dudoso rédito que da la vuelta a la lección y antepone lo político (pseudo político, más bien) a lo personal. Capaz de tapar con la deslealtad impregnada de falta de empatía una disputa política. No seré yo quien dé lecciones, pero me temo que alguien debería dárselas a quien no duda en usar las peores artimañas por una medalla a la miseria. La política no es eso.

Deseo con la misma fuerza que los motivos personales por los que se fueron se solucionen, y  que las disputas políticas que dejamos pendientes, las acabemos ganando.

 

rtículo de Opinión. Alberto López Casillas. Dimisión Rubén Serrano

Elecciones, esa palabra que no pasa de moda, pero que a veces vale tan poco.

18-02-2020 Opinión

Los presidentes de Euskadi y Galicia, los señores Urkullu y Feijóo han anunciado esta semana elecciones para sus comunidades autónomas...

La suprema confirmación de la condena a los secesionistas

18-02-2020 Por Diego Fierro Rodríguez

El Auto del Tribunal Supremo de 29 de enero de 2020 ha desestimado los incidentes de nulidad de actuaciones que...

UNIÓN EUROPEA / AUTORIDADES ESPAÑOLAS: ¿DESCONOCEDORAS O CONFUNDIDAS? SOBRE LA “EXISTENCIA FANTASMA” Y PAVOROSA DE 1.513…

18-02-2020 Opinión

Expresamente, hemos esperado a las últimas y habituales noticias mensuales sobre infracciones de los Estados Miembros, referente a Temas Medio...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi