Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Opinión
Categoría: jmm caminero
Visto: 114

Artículo Periodístico 2.996º: “Los vecinos y la comunidad”.

Información
jmm caminero 04 Mayo 2022 114 Votos
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

Cada ser humano vive y existe en multitud de modos y medios y entes sociales, vive consigo mismo, en la familia, de origen y destino, la vecindad, la escuela, el trabajo, el pueblo, el Estado, la Cultura… 

En esta serie que estoy construyendo de homenaje al articulismo y a los articulistas me he dado de bruces, gratamente, con Ricardo F. Colmenero, en una columna titulada La comunidad, publicada en El Mundo el 01 de abril del 2017. 

Cada persona percibe la y siente-presiente la realidad, los trozos de realidad de modo diverso y diferente. Los escritores profesionales, como son los periodistas, y, también los articulistas son viejos lobos, cazadores de realidad/es, piensan-repiensan la mar de las palabras, llevan sobre sí bodegas de conocimientos y de historias de interpretación, por lo cual, la misma columna, sobre el mismo tema, que escribiesen cada día uno, de cada mes del año, durante diez o treinta años, seria diversa y diferente. 

Porque no solo la columna es un género de opinión y literario, al menos, las de este tipo, sino que el receptor-escribiente-autor/a va cambiando sus circunstancias, por dentro y por fuera. Su corazón y su conciencia se van moviendo como las placas tectónicas geográficas, pero en este caso del alma-carne-psique, además de los sedimentos de la geografía social. Somos así, creemos y queremos que no cambien algunas cosas, pero todo se modifica, lo que deseamos cambie y lo que no lo deseamos. Pante rhe, todo fluye, del maestro viejo Heráclito… 

Dirán, que mis artículos no tendrán demasiado éxito, porque no materializo o cristalizo, en el/la vecino/a del quinto o del primero, sino que siempre abstraigo, diríamos verbos y substantivos, después, le dejo al lector, que lo rellene de carne y apellidos y adjetivos. Hablo de lo general y abstracto para arribar/sugerir las mieses/mieles de lo concreto, por parte de otros pares de ojos-cerebro. El esfuerzo del contemplador-lector, es para mí, parte integrante de la lectura-escritura, de cada uno de los artículos. Porque estos sueñan con ser existentes dentro de cien años, en los espejos/almas de otros vivientes racionales… 

El ser humano se mueve en un carrusel de círculos que se parten-combinan entre ellos: él o ella mismo/a, la familia nuclear y extensa, la vecindad, el barrio, la escuela, el pueblo, la sociedad del momento, el Estado, la Cultura, etc. Y, de todos y en todos va aprendiendo y aprehendiendo algo de lo real, de lo subjetivo y de lo objetivo, seres como sujetos, seres como semisujetos, a veces, también seres que son tratados como objetos por otros, a veces, por uno mismo, se dispensa/dispersa el valor de ssemiobjeto. Curarse las heridas, como los gatos que se lamen, andar y lamerse, andar y curarse, andar y que no surjan nuevas heridas… 

En el laberinto del mundo estamos y somos, en el laberinto del interior estamos y somos, en el laberinto de la Cultura estamos y somos, en el laberinto de la Metafísica estamos y somos, en el laberinto del Estado estamos y somos, en el laberinto de la Historia estamos y somos, en… ¡Ya, ya no le canso más, para obligarle a usted, que se repare en pensar-repensar-silenciar-silenciarse, que no vaya tan deprisa en su movimiento intelectual, que deje a su mente-conciencia ser y estar y posar un poco consigo mismo…! 

Si usted, en su batallar con su microhistoria se encuentra con un sujeto con espada o escudo, que considera, experimenta que es buena persona, un ser de buena voluntad, no solo de buenas palabras, que en ese teatro y drama existen muchas personas. Si tiene usted la suerte de hallar, alguna o algunas buenas personas, en sus viajes por este mundo, aunque no salga de su barrio. Si lo halla, tenga usted presente, que habrá encontrado un gran tesoro. Pocas personas de buena voluntad y de bondad existen. Quizás, hoy esté un poco pesimista. Mañana, quizás esa frase la rellene de otra manera y de otra forma –y, diga, que existen muchas buenas personas…-. 

¡Quizás, le diría, existen personas, muchas de buena voluntad, pero con episodios de no ser tan buenas personas en algunos acontecimientos…! ¡O, quizás, le exprese, en un mundo tan competitivo, que se ha olvidado de grandes trozos de moralidad correcta, y, aún más de espiritualidad suficiente, pues los humanos se convierten en adámicos, por tanto, lo irracional prima sobre lo racional y lo amoral/inmoral sobre lo moral, y por consecuencia, nos vamos haciendo más malos, en vez de más buenos, más animales en vez de más racionales morales…! 

Puedo rellenar los huesos de los artículos con carne. Es fácil, ese ejercicio dialéctico. Es, además agradecido. Pueden ser muy admitidos por el corcel de los caminos del espíritu literario. Pero, cada día, la misma columna sobre el mismo tema, surgiría como un geiser diverso y diferente. Es la realidad humana. En este siglo se descubrirá el cerebro, y, entonces, comprenderemos y entenderemos mejor lo que somos y en donde estamos… 

¡Lea usted y relea artículos de opinión, solo es cinco minutos, al menos, encontrará otros puntos de vista sobre mil realidades, y, y, eso es bueno para su corazón y conciencia y carne y alma…! ¡Y, es más económico que un psicoterapeuta…! ¡Aunque se deban combinar ambos mundos, en algunos casos…! ¿Paz y bien y bondad…! 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (24 abril-04 mayo22 cr).  

Fin artículo 2.996º: “Los vecinos y la comunidad”.