Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Opinión
Categoría: jmm caminero
Visto: 153

Artículo Periodístico 2.985º: “El Penúltimo Negroni de David Gistau”.

Información
jmm caminero 27 Abril 2022 153 Votos
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

Conjunto y antología y sinfonía de artículos de David Gistau realizada por David Lema. En definitiva, una vida chorreando de vida, -cosa que no siempre se puede decir, con halago- 

Siempre me sitúo en una posición-atalaya-perspectiva biopsicológica, muy difícil, no me guata halagar-adular-santificar, pero tampoco criticar-denigrar-vituperar. Me sitúo, siempre, sin ser consciente de ello, quizás, debido a las muchas observaciones de palabras y frases y productos culturales, de la tradición y tradiciones, en esa vorágine-río-mar de conceptos y percepciones de todos los colores. Por consecuencia, nada es totalmente blanco, ni totalmente azul, ni totalmente, verde. Pero, pienso que Gistau (1970-2020), lamentablemente, dejó, demasiado pronto este existir, siempre queda la pregunta, ¿qué nos habría dejado de pensamiento y observaciones y creaciones de haber respirado treinta años más…? 

Los que hemos leído artículos durante décadas, desde la adolescencia, con distinto propósito, uno, uno entender algo del mundo, otro, con afán literario, tercero, quizás, lo primero, para aprender-aprehender el oficio de columnista, con el sueño dormido y despierto, de un día, tener una firma entre muchos otros. Entre cientos que te han precedido. Además de otras razones. 

En mi caso, la vida me ha dispuesto, que mi pluma era inédita y anónima e inexistente, y, releía-aprendía de artículos escritos por personas más jóvenes que yo. Es una situación semejante, el abuelo aprende del nieto. Algo así, me ha ido sucediendo, en estos huracanes del existir. Yo, que soy, de la generación de la transición, por poner un nombre a una generación cultural, yo, que soy de los setenta y cinco/ochenta, he tenido que aprender de una generación posterior. O, quizás, esto de las generaciones habría que vivirlo-pensarlo con mano más ancha. Por ejemplo, en este acontecimiento de la generación de la Transición, estarían, personas que estaban respirando-creando diez o quince años antes y después… ¡Quizás, habría que amplificar el concepto de generación, y Gistau sería de la mía… y, yo de la suya…! 

Supongo que Gistau, tendrá y habrá tenido interlocutores amables y desamables, personas que valorarán sus escritos y su presencia, y, personas, que en el silencio de su corazón, tenían animadversión sobre este ser y sujeto y persona, que como todos, habrá tenido momentos de fulgor y momentos de angustia. Pero, debemos agradecer, que sus palabras e ideas y conceptos, acertados o no, han intentado buscar algo de claridad y de luz y de verdad y de bondad y de belleza y de innovación y de creación en sus palabras-enunciados. En las cosas interpretadas con palabras. No podemos estar de acuerdo con nadie en todo, ni siquiera, lo estamos con nosotros mismos. No debemos ser tan críticos con los otros, porque vamos evolucionando y progresando. Solo hay que esperar y desear tener una buena voluntad, como el viejo Kant, nos diría-recordaría-postularía… Idea, en última instancia, inspirada-derivada del Nazareno… 

Como nos recordaría Umbral, leía en sus años jóvenes y primera adultez, el artículo, para intentar descifrar el misterio y la esencia del artículo. De este género o artilugio mental, que los humanos hemos descubierto e inventado para intentar descifrar algo de lo que somos, por dentro y por fuera. Porque, no olvidemos que somos y estamos en el mundo, en un enorme macromundo interior que apenas desciframos, en un enorme macromundo exterior que apenas interpretamos… somos un nido de deseos y pasiones por dentro en un torbellino de pasiones y deseos del exterior… ¡Algo, algo así, he construido mi modesta persona, en este mundo, he leído y releído multitud de teorías y conceptos para entender-comprender lo real y la realidad, pero también, para después, pasarlo a otros lenguajes: sea la poesía, el teatro, la novela, el ensayo, el aforismo, la pintura, el dibujo, la viñeta, y, también el artículo periodístico…! ¡Y, también de y en la vida…! 

Sé, que estoy en la trayectoria final de mi existir, en la tercera pendiente o edad, en la etapa de exfuncionario. No sé, si me quedará respirar uno o diez o treinta años de bocanadas del aire del vivir-existir-ser-estar en este paraguas debajo de nubes blancas con soles amarillos. Por tanto, he pensado-sentido-deseado de intentar materializar un sueño que me ha perseguido durante décadas, rellenar baúles de trozos de mármoles de artículos-columnas periodísticas, además del vivir-existir en una vida normal y rutinaria y sencilla y modesta, con sus pensares y pesares, y, además, de irme preparando por y para el encuentro con el Buen Dios.  

Porque usted, puede pensar-sentir que no existe lo metafísico, pero si existiese, habría que preparar esa partida última de la vida-existencia. No pierde usted nada, y, puede ganar mucho. Prepare su conciencia y sus arrepentimientos, intente jugar con moralidad, al menos, los últimos trozos del boxeo del existir en el campo fútbol y toreo de la plaza de la vida. 

No conocí personalmente a Gistau. La realidad es que apenas he conocido escritores o pensadores o filósofos o artistas, en persona. Porque los que habitamos la provincia o las provincias, nos debatimos, casi la mayoría, en el silencio del anonimato, en exilio interior y ostracismo cultural de/con los años que van pasando en el silencio de la colección de fracasos. No conocí en persona a Gistau, solo, ahora y antes, por sus palabras, sus artículos, algunas de sus conferencias o entrevistas grabadas. Pero aquí dejo y le dejo mi modesto homenaje. Aquí, usted, podría releer algunas de sus docenas de columnas. Puede que no esté de acuerdo en todo, pero puede, que amplifique su visión de la realidad. Descanse en Paz y en paz… 

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (09-27 abril 2022 cr). 

Fin artículo 2.985º: “El Penúltimo Negroni de David Gistau”.