El de Portoplano decían los convecinos que era una especie de filósofo antiguo, de hombre sabio, que se había pasado toda su existencia como la de ellos, en los mismos oficios y pareceres, pero que en el fondo arrastraba ideas y concepciones y conceptos muy diferentes y diferenciados de la de ellos, que en el fondo no lo entendían, ni lo comprendían, pero que lo toleraban, al final, solo hacía o decía frases que ellos apenas entendían, y eso no era un delito para ponerlo frente la picota:

 

                        - Desearía que las frases que están redactadas en las miles de páginas escritas, en los cientos de artículos periodísticos se acercasen a la luz de la realidad-verdad, y a la llama de la bondad-bien-realidad. No deseo adversarios, menos aún enemigos porque una frase redactada por mí, no esté en armonía con los que otros dicen o esperan. No necesito, ni deseo polémicas. Cada uno con su mano su pan se lo coma, añadan y perfeccionen las ideas y frases, y dejen en paz que vaya declinando el escribidor de estas palabras.

                        - Sientes enormemente el dolor que le produjeron a tu abuelo o bisabuelo, pero quizás no te hayas detenido a pensar, que dolor puede que lleve el interlocutor, el que tienes al lado, y se lo calla. Entre otras cosas, para que no se vuelvan a repetir los errores del pasado.

                        - Me produce una enorme tristeza, algunos planteamientos de algunas personas, porque siempre me llevan a pensar, con ese modo de reflexionar y de sentir y de emociones, estamos más cerca de repetir los errores del fracaso.

                        - Estimo que una mano con cinco dedos es mejor que una mano con tres dedos, que una empresa con un capital de mil millones de euros es mejor que una de cien millones, y estimo que un Estado con cuarenta y siete millones de habitantes, es mejor que tres de quince…

                        - Si algo quiere ser en el bailes y teatro de la sociedad, es que nadie se considere que es mi adversario, menos mi enemigo, simplemente él o ella puede tener unas ideas, y yo tener otras, pero mañana, él o ella puede tener las que yo ahora tengo, y yo tener las que él ahora cree tener.

                        - Permítame decirle, que no sé más que usted, pero usted permítase pensar que quizás tampoco sabe más que yo.

                        - La mayoría las emociones o sentimientos que tienen, los han rodeado de ideas y conceptos, y lo que hay es que intentar captar la realidad tal como es, o de la forma más real que sea o que exista, y después adornarla de ideas y de afectos, no al revés.

                        - ¡¿Cuántas personas cada noche analiza, aunque sea por encima los actos que ha realizado ese día, los sentimientos, las palabras que han indicado, cuántos…!? ¡Por tanto, pocos ponen en análisis su actuación personal y diaria…!

                        - No recuerdas cuándo hace diez o veinte años lo crítico que eras en los medios de comunicación contra otros. Ahora ya tienes el poder, un poder relativo, ya has ascendido, ya no recuerdas la crítica tan agria y amarga que tenías. Ahora más blando y dulce son contigo, que tú fuiste con ellos.

                        - Necesitamos un Porchia en el suelo patrio. Lo que no sé, si admitiríamos un Porchia en el suelo patrio.

                        - Quisiera plantear frases que buscasen verdades pero que se expresasen con sosiego y bondad.

                        - Cualquier día, en cualquier momento después de semanas, meses o años de una vida rutinaria y sin sobresaltos graves, te indican una noticia que te colapsa el corazón, sea una enfermedad o sea un episodio de otro tipo. Y en mayor o menor medida, te sitúa en una diatriba o dilema u horizonte de incertidumbre para el futuro en ese tema y temas conexos. Y te quedas mirando, a medio entender y comprender todo o casi todo.

                        - ¿A veces me pregunto, vivo en un país-sociedad-individuos-colectivos-grupos que ha caído en una especie de semilocura colectiva transitiva, viendo y analizando y percibiendo y pensando actos, aptitudes y actitudes…?

                        - ¿No se pueden controlar y gestionar a las sociedades y a los pueblos con la inmoralidad, porque la libertad no es inmoralidad, sino la libertad es la búsqueda de la misma libertad, la bondad, el bien en todos los sentidos, la verdad-veracidad, la belleza, la utilidad, la racionalidad, la prudencia y el sentido común…?

                        ¿Si se gobierna y gestiona a los pueblos-sociedades-Estados con el instrumento de la amoralidad-inmoralidad-antimoralidad correcta, ésta que se ha diseñado durante siglos, que quizás, sus principios generales vienen-devienen de hace milenios, al final sectores de la sociedad se rebelan, y casi siempre no se rebelan en paz, sino con violencias, de muchos tipos, ahora serían tomando posiciones ideológicas no moderadas, sino radicales, porque ahora los pueblos se pueden rebelar en las democracias con el voto no mesurado-ponderado-equilibrado-racionalizado…?

                        El de Portoplano regresó despacio hacia su hogar-casa-vivienda-estancia-morada, pensando que ahora los editores aconsejan los artículos periodísticos de ochocientas palabras, cuatro mil caracteres. Y pensaba el de Portoplano para sí y entre sí, creo que en estos ochocientos vuelos de pájaros ya hemos tocado varias campanas y varias puertas. Ahora está que el interlocutor que está detrás del espejo recoja las uvas que desee o que pueda o que quiera…

            http://www.twitter.com/jmmcaminero">http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (06 octubre-17 diciembre 2018 cr).

Fin artículo 1.489º: Citas V de Juan de Portoplano

                                                                       *