LA FISCALÍA SOLICITA DOS AÑOS DE PRISIÓN PARA EL JEFE DE RECURSOS HUMANOS DEL AYUNTAMIENTO DE BENIDORM |

Información
Corrupción 29 Septiembre 2021 274 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Lorenzo Medina en su etapa como concejal / LP

El Jefe de Recursos Humanos del ayuntamiento de Benidorm y exedil del PP en la localidad, Lorenzo Medina, ha negado, en el marco del juicio que se está celebrando en la sección décima de la Audiencia provincial, haber pasado las preguntas y las respuestas de una oposición a un policía.

Fiscalía pide para ambos acusados dos años de prisión por revelación de secretos por funcionario público, en el caso del jefe de RRHH, y de utilización de información privilegiada en el caso del agente. Ambos han asegurado en sus declaraciones en la sala que no se conocían, por lo que han negado los cargos a los que se enfrentan.

 

Según mantiene la Fiscalía, los hechos ocurrieron el 4 de octubre de 2018 cuando el actual agente se presentó a una oposición para acceder a una plaza de Policía Local, ya que en ese momento la ocupaba con carácter provisional. En este examen, el jefe de RRRH del ayuntamiento de Benidorm era el presidente del tribunal encargado de recoger y corregir los exámenes.

La acusación pública mantiene que, antes de que se iniciara una de las pruebas de la oposición, de 60 preguntas de test con cuatro respuestas alternativas, el procesado le pasó al candidato una plantilla del examen con las opciones correctas.

La causa nació tras dos denuncias de dos opositores ante la Agencia Valenciana Antifraude (AVA), que a su vez llevó los hechos a Fiscalía. Por su parte, los denunciantes han asegurado ante el tribunal que el acusado parecía tener algún papel con las preguntas y respuestas, que se escondía en alguna parte de su cuerpo, y así se lo hicieron saber a los vigilantes de la prueba.

El acusado de copiar en el examen, según ha reconocido el jefe de RRHH, sacó un 9,44 en la prueba mientras que la media del resto de opositores se situaba en torno al 7. Esta diferencia hizo saltar las alarmas, por lo que al día siguiente, el tribunal examinador decidió repetir el examen a este aspirante. En este segundo examen, que mantenía las mismas preguntas que el primero, obtuvo una nota cercana al 1, por lo que se le anuló el examen.

El agente ha manifestado que esa diferencia de puntuación se debe a que “las circunstancias no eran buenas” debido a que no se respetó el ambiente propio de un examen. “Escuché al vigilante decir que estaba con el de la tarjeta roja y eso me pareció indignante. Además, no paraba de sonar el teléfono, de salir y entrar gente en la sala, así que ni siquiera miré las preguntas. Sólo quería salir de allí”, ha afirmado.

La defensa pide la absolución al entender que no hay vinculación posible entre los acusados y por falta de pruebas que determinen la autoría de los hechos.

campana_de_propinas