Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

Al parecer, no es verdad que en una democracia todos los votos sean iguales.

Mariano Rajoy ha concedido al Gobierno vasco 1.400 millones de los 1.600 que le pedía Íñigo Urkullu para mejorar el cupo fiscal de su comunidad autónoma. Todo, a fin de conseguir el voto favorable de los cinco diputados peneuvistas al proyecto de Presupuesto.

Tenemos que darle las gracias a Podemos, aunque sus más críticos lo pongan un día a parir y el otro también.

A pesar de sus extravagantes numeritos políticos —o, mejor, gracias a ellos—, el partido de Pablo Iglesias canaliza una serie de frustraciones populares que, si no, no hallarían cauce alguno dentro de los partidos tradicionales y se manifestarían abruptamente y quizás hasta con violencia.

Francia no se parece políticamente a España en nada.

Para empezar, carece de las agudas tensiones territoriales de nuestro país. Es más: no hay nacionalismos o independentismos como los de Euskadi y Cataluña, porque sus homólogos, Iparralde y Rosellón, son unas de las regiones más deprimidas económicamente de Francia.

Ironizaba el otro día Pablo Iglesias con que “todos los políticos son iguales”, queriendo decir obviamente lo contrario: que no lo son ni por asomo.

Respondía así a una pregunta de la periodista Cristina Pardo sobre una mariscada de Ramón Espinar en Galicia, de la que presumió el dirigente de Podemos en Facebook hasta que, quizás debido a las críticas, retiró su mención de las redes sociales.

Reconozco que últimamente me desazona vivir en España.

No sólo por la degradación de las condiciones de vida de muchas personas, que también. Pero, sobre todo, por la sensación de pesimismo generalizado, de queja constante, de tensiones ideológicas y políticas entre unos y otros…

¡Y eso que sois unos juerguistas que vivís ‘de puta madre’!”, me dice un amigo extranjero, afincado entre nosotros desde hace años.

Lo cierto es que, desde que llevo unas semanas recorriendo países foráneos, me siento más relajado. No es porque ellos no tengan problemas —¡vaya por Dios que sí!—, sino porque se los toman con más calma.

Ahora llevo unos días en el Reino Unido, sí, el país del brexit, de la masiva inmigración multicultural, del último atentado islamista en el puente de Westminster, de la difícil negociación con la UE, de los precios inmobiliarios por las nubes…

La Democracia existe desde hace cuatro días, como el que dice, porque casi nadie cree en ella. Y no me refiero solo a la mayoría de países de la ONU, que son regímenes autocráticos, en uno u otro sentido. Sino también a las naciones y personas aparentemente democráticas: en la Grecia clásica, por ejemplo, solo podía expresarse libremente un reducido número de ciudadanos y en nuestra admirada Suiza la mujer no pudo votar hasta el muy reciente año 1971.

El fallecido empresario Leopoldo Rodés lo dijo en privado hace ya muchos años: “En Cataluña mandamos siempre las mismas 200 familias, bajo un régimen político u otro”.

Ni usted no yo conocemos ningún país con menos aprecio por los símbolos nacionales que el nuestro. Ver una bandera española en nuestras calles resulta improbable y, por no tener, hasta carecemos de texto en nuestro himno nacional.

En 1993, en plena guerra de los Balcanes, un grupo de periodistas españoles acompañábamos a un gran convoy de ayuda humanitaria a los bosnios, organizado por el Grupo Zeta. Entonces, la mejor garantía de nuestra supervivencia fue la presencia de tropas españolas encuadradas en las fuerzas de la ONU. Recuerdo haber oído a Carlos Carnicero comentar: “¡Quién me iba a decir a mí, tras abominar de los militares durante el franquismo, que este nuevo Ejército español iba a ser mi mejor amigo!”.

Te reenvío este WhatsApp que me acaba de llegar. A lo mejor lo que dice no es cierto, pero por si acaso te lo envío”.

¿Quién de nosotros no ha recibido en la red mensajes semejantes a éste? Según él, lo importante no es que algo que se transmite sea verdad o no, sino su singularidad, emotividad o posibilidad de certidumbre. Es lo que ahora se llama posverdad: el que las opiniones o creencias personales acaben teniendo más trascendencia que los meros hechos objetivos.

Al igual que Donald Trump y que muchas personas más conozco a periodistas deshonestos. Pero también conozco fontaneros, vendedores de zapatillas y registradores de la propiedad sin escrúpulos. La exclusiva descalificación del presidente norteamericano de los periodistas supone, sin embargo, un peligrosísimo paso hacia la censura.

Nunca volveremos a vivir tan bien (es un decir) como hemos vivido.

Las últimas estadísticas evidencian que aumenta la desigualdad entre ricos y pobres en España. Es decir, que tras la crisis económica la situación de la mayoría es más crítica que antes: siguen las altísimas cifras de paro, disminuyen las prestaciones sociales, los sueldos son más bajos y los empleos más precarios.

REALIDAD & HIPOCRESIA

La realidad de nuestra sociedad actual se centra en un paro elevado, salarios precarios, brecha social, justicia injusta, medios limitados...

La repetición electoral se llama Catalunya.

Para empezar, recapitulemos hechos. Primero. Desde la moción de censura que sacó a Rajoy de La Moncloa, con los votos del...

SIN UN “LORD PROTECTOR” ANTE LAS INCOGNITAS DE UN BREXIT

Desde la época de Cromwell no se había encarnado de nuevo este tipo de figura política tan presente en épocas...

Artículo Periodístico 1.790º: “Neruda y sus dos grandes sombras”.

No es mi costumbre hacer más sangre de la carne, ni más sombra de la negrura. Pero se narran dos...

Elogio a Patricia, madre del “Pescaíto”

Es verdad. No creo, sinceramente, que haya un cariño en el mundo más limpio, más sincero y más desprendido que...

A la final del mundial en sanidad…pero volvimos a caer en cuartos en Educación

La vuelta por vacaciones a España puede ser por partes iguales un placer, o un dolor de muelas. Aquellos que llevamos...

El «huevo de Colón» del conflicto catalán

Manuel Álvarez de Mon Soto, ha sido magistrado, fiscal y funcionario de prisiones. Actualmente ejerce la abogacía. Foto: Carlos Berbell/Confilegal. Manuel...

“Amo a España”, dijo Junqueras (reflexión).

El día 16 de febrero de este año escribí un texto breve bajo el mismo título, pero no pensé que...

Carta abierta a Antonio Román Jasanada y Juan Antonio de las Heras Muela (*)

Acaso, señores, les sorprenda parte de lo que sigue, teniendo en cuenta mi trayectoria de militante/simpatizante del PSOE desde...

Mar Sánchez Sierra CONVIERTE LA PRESIDENCIA DE LA XUNTA con su cargo y acciones en una pirámide de acoso judicial, persecución institucional, amenazas y coacciones utilizando altos cargos de la Xunta contra Miguel Delgado Director de Xornal Galicia y Presidente de Pladesemapesga.