UN DÍA U OTRO / Joan Llopis Torres

Información
Joan Llopis 13 Junio 2021 727 votos
social youtube xornalgalicia   feed-image

20210319 140549Hasta que llegó un día en que el arco iris no apareció nunca más. No para los enamorados que habían perdido el encantamiento y daban cuenta de que el horizonte siempre es de color gris, o negro, como la oscuridad clarividente de los que han perdido las ilusiones. El horizonte, aparentemente, como todas las ficciones imperturbables, siempre había estado allí. Cercano o lejano, se mantenía como alcanzable, hasta que se descubrió que el horizonte no existía. Nunca había existido ningún horizonte, no más allá de cualquier otro iluso espejismo.

La gente, por el miedo a lo desconocido, por este o cualquier otro conocimiento desacostumbrado, sorpresiva y teatralmente exaltada como figurantes del drama, buscaba confundirse entre las multitudes, aún más exaltadas y ruidosas, para sentirse inocente. Quería mostrarse ignorante y, así, sumada y al tiempo diluida entre todas las voces, proclamaba su inocencia sabiéndose culpable o queriendo ignorar su culpa, ya que siempre se había ignorado a sí misma dejando su destino en las manos de otros. Pero todos insistían en pedir explicaciones. Siempre había sido así y siempre les habían dado todo tipo de explicaciones satisfactorias. Las masas no pretendían nada más que la vulgaridad de sobrevivir. Ocurrió que cuando todas las esperanzas como todas las lejanías quedaron en la espalda de todo lo alcanzable, como si todo y nada estuviera en su lugar, quedaron atónitos. Fue entonces que la gente dejó de existir, o puede que de hecho nunca hubiera existido nadie. O que su existencia transcurriera incansable un día tras otro, como siempre.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

campana_de_propinas