Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid este domingo.

Probablemente tenga razón el titular de portada a toda plana de El Periódico de Catalunya cuando dice: "La derecha pincha", aunque yo le quito la indisimulada dosis de satisfacción de quienes se colocan inequívocamente contra ella. Ya la misma víspera, Anthony Garnet, en una viñeta presuntamente humorística, situaba tras una bandera de España con el lema "Franco & Co.", al dictador fallecido hace 43 años junto a Santiago Abascal, Pablo Casado, Albert Rivera y unos siniestros personajes que podrían encarnar el horror o la muerte.

 

Esa vendría a ser la representación de "las tres derechas" o de "la extrema derecha", como gusta decir un Pedro Sánchez, quien no dudó en pactar con Ciudadanos, cuando lo necesitaba, y cuyo partido gobernó con el apoyo parlamentario de los de Albert Rivera en Andalucía. Claro que el actual —y probablemente efímero— Presidente se inventa sobre la marcha calificativos como "relator", "patriotismo no es estar rodeado de la bandera de España" —él, que está rodeado de cualquiera otra— o se contradice sobre la marcha para demostrar que siempre es más guay que sus oponentes a un lado u otro del espectro político.

Por eso, me importa menos la cuantificación de las personas que se concentraron este domingo en Madrid, que la comprobación de unos pocos datos; 1) los que defienden los valores de la Plaza de Colón —la unidad de España— son gente poco propicia a manifestaciones, 2) fueron capaces de dejar de un lado banderías, enseñas partidistas y símbolos anticonstitucionales para respetar la Constitución de todos y 3) a diferencia de manifestaciones de otro signo, no hubo ni un solo altercado ni incidente y la paz y el civismo fueron el auténtico emblema de la concentración.

Esta, digo, es mi reflexión sobre los actos de la Plaza de Colón que, por definirlos con una sola frase, para mí representan la actualización de aquel viejo lema de la Revolución Francesa de "Libertad, Igualdad y Fraternidad", frente al creciente empeño de quienes propugnan el Pensamiento Único, la Desigualdad Territorial y la Insolidaridad.

Ni más ni menos.

PROHIBIDO LEER EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Lo que les voy a contar forma parte de mis recuerdos más señalados de la maravillosa etapa que me todo...

“Amo a España”, dijo Junqueras.

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de...

Artículo Periodístico 1.554º: “¿Existe la belleza utilizada para el mal, V?”.

¿Podemos pensar que unir belleza, alta belleza, de frases o ideas o imágenes o música a un mensaje negativo, maléfico...

El juicio de los siglos y el día que no se imaginó.

Son las 04:30 a.m. del 14 de febrero de 2019 y no puedo dejar de pensar en el juicio más...

A contracorriente. La concentración de “las tres derechas”. Enrique Arias Vega

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid...

Artículo Periodístico 1.548º: “El libro más grande, en tamaño, del mundo”.

 Entre los libros más grandes, en tamaño, del mundo estarían: se considera que la Pagoda Kuthodaw, en Myammar, es el...

La manifestación, un fracaso peligroso.

Ni en el mejor de los sueños podía imaginar un fracaso tan estrepitoso de una concentración convocada o apoyada por...

EN DEFENSA DE LOS MENDIGOS

Me imagino cuál puede ser la primera reacción de alguno de los amables lectores que con tan buena consideración leen...

A contracorriente. Amigos, hoy; enemigos, mañana. Por Enrique Arias Vega

Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña...

Otros articulos relacionados.....