Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña y otros lares, con tal de aprobar así sus Presupuestos Generales y aguantar un tiempo más en el Gobierno.
Él debe saber perfectamente —tonto no es— que los amigos de hoy acaban por convertirse muchas veces en los enemigos de mañana.


Es lo que sucedió en la convulsa Europa de los Siglos XVI, XVII y XVIII, en una contante —y cambiante— zarabanda de alianzas a dúo entre españoles, franceses e ingleses frente al tercero en discordia, con o sin colaboración de otros combatientes añadidos.
Más recientemente hubo otras alianzas —efímeras—, como el pacto germano-soviético entre 1939 y 1941 y la coalición bélica de Estados Unidos y la URSS entre 1941 y 1945. La primera acabó en guerra cruenta, ya se sabe, y la segunda en una guerra fría de casi medio siglo.
Total: que nadie puede fiarse de nadie. Lo malo —lo pésimo, podría decirse— es que esos acuerdos temporales tuvieron siempre secuelas terribles: millones de muertos que podrían haberse evitado en la guerra mundial y otros muchos represaliados, torturados y encarcelados por el régimen soviético.
La situación de ahora no es nada comparable a aquella, por fortuna, pero al igual que todas las anteriores está basada en los intereses de unos cuantos a costa del mayor o menor sufrimiento de la mayoría.
Que los amigos de hoy son los enemigos de mañana por la mañana, está claro; sólo falta por ver que esa amistad fugaz, momentánea y de conveniencia no acabe por producir daños irreparables que al final vayan en perjuicio de todos.

PROHIBIDO LEER EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Lo que les voy a contar forma parte de mis recuerdos más señalados de la maravillosa etapa que me todo...

“Amo a España”, dijo Junqueras.

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de...

Artículo Periodístico 1.554º: “¿Existe la belleza utilizada para el mal, V?”.

¿Podemos pensar que unir belleza, alta belleza, de frases o ideas o imágenes o música a un mensaje negativo, maléfico...

El juicio de los siglos y el día que no se imaginó.

Son las 04:30 a.m. del 14 de febrero de 2019 y no puedo dejar de pensar en el juicio más...

A contracorriente. La concentración de “las tres derechas”. Enrique Arias Vega

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid...

Artículo Periodístico 1.548º: “El libro más grande, en tamaño, del mundo”.

 Entre los libros más grandes, en tamaño, del mundo estarían: se considera que la Pagoda Kuthodaw, en Myammar, es el...

La manifestación, un fracaso peligroso.

Ni en el mejor de los sueños podía imaginar un fracaso tan estrepitoso de una concentración convocada o apoyada por...

EN DEFENSA DE LOS MENDIGOS

Me imagino cuál puede ser la primera reacción de alguno de los amables lectores que con tan buena consideración leen...

A contracorriente. Amigos, hoy; enemigos, mañana. Por Enrique Arias Vega

Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña...

Otros articulos relacionados.....