A contracorriente. Mentiras, redes y desinformación

20 Noviembre 2017  Sección; Opinión 802 votos

Se dice, ante el uso masivo y solitario de artilugios electrónicos por cualquier adolescente, que los humanos estamos menos interconectados que nunca.

 

Mentira.


Jamás en la vida ha habido más mensajes sociales que ahora. Jamás la gente ha tenido tantos amigos como en la actualidad, aunque no conozca de nada a los llamados como tales en Facebook. Jamás hemos recibido tanta información y de procedencia tan diversa con lo que ni tenemos tiempo de comprobarla y menos aún de autentificarla.


O sea, que nunca hemos estado tanto en manos de los demás como ahora. Y lo que nos viene encima.


Además, nos hallamos en plena guerra informática para imponer unos a otros ideologías, formas de vida, modelos económicos, sumisión política y hasta creencias religiosas. Se trata de la guerra continuada por otros medios, parafraseando al pobre Clausewitz, que ignoraba hace dos siglos las posibilidades cibernéticas que se nos ofrecen hoy día. Y “la primera víctima de todas las guerras”, ya lo dijo Esquilo de Eleusis hace 2.500 años, “es la verdad”.


Me baso, para corroborarlo, en el artículo de mi buen amigo, jurista y militar Jesús de Salvador, en su último artículo del semanario Valencia Plaza. Simplificando, venía a decir en él que el 56% del tráfico informático en la red no lo realizaban personas físicas, sino robots programados para parecer humanos, en una gigantesca primera tergiversación sobre quiénes son nuestros auténticos interlocutores. De estos robots, unos son buenos, proporcionándonos información estandarizada desde servicios públicos a otros asuntos de interés, pero más de la mitad son malos, puestos ahí para hacer propaganda de las tesis de sus instaladores.


O sea, que como mínimo, uno de cada cuatro mensajes que recibimos no provienen de Fernández o de Martínez, como creemos, sino del Gobierno ruso, de Anonymous o de un grupo de vecinos de nuestra escalera que los han programado previa y masivamente para hacernos comulgar con sus respectivas ruedas de molino.
O sea, que la verdad ya ha sido asesinada aunque no seamos capaces de descubrir al asesino ni, siquiera, averiguar quién es ni dónde está oculto el cuerpo del delito.

Pederastia en la iglesia, inmatriculaciones y PP. Por Domingo Sanz

El pasado viernes La Sexta informó con detalle sobre las inmatriculaciones de bienes inmuebles realizadas por la Iglesia católica española...

¿Daños psicológicos por salvar la vida de dos niños? por Diego Fierro Rodríguez

Steven Tartt, un inglés de 32 años que estaba de vacaciones, salvó la vida a dos niños en la piscina...

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi