Quienes hemos nacido en el País Vasco y hace tiempo que decidimos vivir fuera de él conocemos de primera mano la ruptura social e incluso familiar que conlleva el extremismo nacionalista. Dos generaciones han vivido con la consigna de que el silencio era el mejor antídoto para evitar hasta rompimientos y disoluciones conyugales.

 

 

Recuerdo, en aquel contexto, el estupor de una hija mía adolescente, llegada a Bilbao tras una larga estancia en el extranjero, cuando, al comentar que le encantaba España, un primo suyo le dijo: “¿Pues qué haces aquí? ¡Vete a España si tanto te gusta!”.

 

Afortunadamente, décadas después, los vascos aprendemos poco a poco a convivir, en base a tantísimo sufrimiento padecido, por unos más que por otros, aceptando al diferente y no considerándole por ello un ser simplemente anormal. Observo ahora, sin embargo, que esa oprobiosa enfermedad contra la que me creía vacunado eclosiona fuertemente en Cataluña, comunidad en la que también he vivido muchísimos años.

 

Resulta ahora que, mientras he conseguido restañar afectivamente las diferencias ideológicas con gente de mi sangre, voy perdiendo amigos a chorro en Cataluña: o estás conmigo o estás contra mí, parecen decir. ¡Dios mío! ¿Otra vez aquel mantra? ¿No puede uno pensar como le plazca?

 

Ése es, para mí, uno de los efectos más perversos de cualquier nacionalismo: la exclusión del otro, la consideración del que piensa diferente como un enemigo, la necesidad de acabar con el discrepante.

 

Se trata de una siniestra y retorcida realidad que espero resulte ser pasajera. Mientras tanto, va dejando sus víctimas. En Cataluña, esas víctimas no lo son de momento físicas, sino morales: se va sembrando la convivencia de antaño con barreras, antagonismos y rencores que quién sabe si se transformarán en algo más.

 

Por eso, sin que uno los busque, va encontrando ex amigos en cada esquina y mientras sólo sean eso y la cosa no pase a mayores se da por satisfecho, ya que el inmediato futuro no parece que necesariamente vaya a mejorar.

 

 

 

Leguina y Feijóo ante Vox. Fielóo ante la Convención del PP español. La mejor, justa y necesaria defensa de la nación es…

El que fue presidente por el PSOE de la autonomía madrileña, Joaquín Leguina, escribió el artículo “Vox y la corrección...

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...

La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia...

Otros articulos relacionados.....